International

Angola, cuestiones a resolver

(Misna, 12/11/15) – “Hay una crisis económica, y a pesar del tam tam de la radio y la televisión, la fiesta ha sido en tono menor”. El padre Renzo Adorni, de la Sociedad de Misioneros Africanos (SMA), que se encuentra en Luanda, explica a la MISNA que las celebraciones del 40° aniversario de la independencia de Portugal estuvieron condicionadas por problemas y cuestiones no resueltas en Angola.

Las escuelas y oficinas permanecieron cerradas ayer en recuerdo del 11 de noviembre de 1975, una jornada marcada por el discurso de Agostinho Neto en una Luanda sitiada y con hambre. Seis días antes habían llegado al aeropuerto de la capital las primeras tropas del ejército cubano, mientras fuerzas blindadas sudafricanas se enfrentaban con las últimas resistencias del Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA) 150 kilómetros más al sur. La independencia precipitó al país en una guerra civil que solo acabó 27 años más tarde, en el 2002.

Se trata de una tragedia que sigue impresa en la memoria de los angoleños y que todavía los condiciona, señala el padre Adorni: “La gente soporta muchas cosas que no corresponden. Tiene una gran tolerancia porque no quiere volver a vivir esa pesadilla”. En efecto, los motivos de insatisfacción son varios. “Con las escuelas cerradas –dice el misionero– han quedado en casa también tantos docentes que no reciben su salario desde hace meses. La crisis económica está mordiendo y lo confirman las reducciones de gastos para conmemorar la independencia”.

Hubo un desfile en Luanda, bailes y brindis en ciudades grandes y pequeñas, pero en general las celebraciones han sido reducidas. El derrumbe del precio internacional del petróleo –tesoro de Angola, el segundo productor de crudo al sur del Sahara– ha vaciado las arcas públicas y obligado a dolorosos recortes de gastos. Hay salarios no pagados e inversiones postergadas para un futuro menos incierto, a pesar de las exigencias de desarrollo de un país que aún está necesitando reconstrucción luego de la guerra.

Y los problemas no son solo económicos: “justamente ayer –señala el padre Adorni– los obispos han llamado al gobierno a tutelar la libertad de expresión, tomando como ejemplo el caso de Radio Ecclesia (emisora de la Conferencia Episcopal), que no puede transmitir fuera de la región de Luanda”. La autorización para la emisora católica no llega, a pesar de las promesas del presidente José Eduardo dos Santos, reiteradas durante la visita a Angola del Papa Benedicto XVI, en el 2009.

El caso de la emisora de los obispos revela el contexto. En Luanda, 40 años después de la independencia, sigue en el poder siempre y solo el MPLA. El presidente es el mismo desde hace 36 años. Después del fin de la guerra, este monopolio político se vio consolidado con las elecciones del 2008 y del 2013.

La consolidación del MPLA en el poder, sin embargo, ha estado acompañada de intervenciones e tipo represivo. El caso más seguido, incluso a nivel internacional, en los últimos tiempos es el de 18 activistas encarcelados por haber organizado una lectura pública del libro de Gene Sharp “De la dictadura a la democracia”. Según el gobierno, es una alusión intolerable a la estación de las revueltas árabes que los fiscales calificaron de “atentado contra la seguridad del estado”. Algunos de los activistas, encarcelados desde hace ya más de cinco meses, han llevado a cabo una huelga de hambre. Entre ellos el músico Luaty Beirão, que volvió ingerir alimentos solo después de una dramática internación en el hospital y de los insistentes pedidos de su familia.

Recientemente también acabó ante los jueces el periodista Rafael Marques de Morais, condenado a seis meses de cárcel por su libro sobre los “diamantes de sangre” de Angola: su investigación revela que tres generales cercanos a Dos Santos manejan un tráfico ilícito de piedras preciosas mediante la explotación de trabajadores sometidos a condiciones de semiesclavitud.
Original source: http://www.misna.org/es/iglesia-y-mision/fiesta-y-cuestiones-a-resolver-a-40-anos-de-la-independencia-12-11-2015-813.html