International

Argentina: recesión, desempleo e inflación en 2016

Argentina: recesión, desempleo e inflación en 2016(Página 12, 12/04/16) – Pese a los elogios por las medidas neoliberales adoptadas por el gobierno de Mauricio Macri, en línea con las tradicionales recetas del Fondo Monetario, el organismo auguró un proceso de estanflación (caída de la actividad con inflación) para este año y un déficit comercial que se agravará hasta 2021. Según la última edición de las Perspectivas de la Economía Mundial (WEO, por sus siglas en inglés) publicada ayer por el FMI, el Producto Interno Bruto caerá un 1 por ciento este año, el déficit de cuenta corriente alcanzará al 1,7 por ciento y el desempleo se ubicará en torno al 7,8 por ciento. Para el 2021 el déficit de cuenta corriente se mantendría en 3 por ciento. El informe destaca que la economía global evidencia una caída en los flujos de capitales hacia los países en desarrollo, lo que complicará los planes del gobierno argentino, que pretende cubrir el rojo presupuestario con emisión de deuda. El organismo vuelve a poner en evidencia que los ajustes aplicados en el país generarán una etapa de recesión durante todo 2016.

“Los esfuerzos en marcha por corregir los desequilibrios macroeconómicos y las distorsiones microeconómicas en Argentina han mejorado las perspectivas de crecimiento a mediano plazo, pero el ajuste probablemente genere una recesión suave en 2016”, señala el informe del Fondo, que se anticipa a la reunión de primavera FMI-Banco Mundial que se desarrollará desde mañana hasta el domingo en Washington. El documento de 230 páginas incluye un apartado estadístico en el que explica la metodología utilizada para el cálculo de las estimaciones para la Argentina. En ese apéndice se recuerda que desde el 1 de febrero de 2013 el Fondo emitió una declaración de censura y solicitó cambios en la medición estadística del Indec. Ahora se agrega el efecto del apagón estadístico que dispuso el equipo económico de Macri. “El nuevo gobierno que asumió el cargo en diciembre de 2015 suspendió temporalmente la publicación de los datos”, resume el informe.

Sobre la base de proyecciones propias el organismo que conduce Christine Lagarde prevé para este año una caída de la actividad del uno por ciento. Para el año pasado también había estimado un resultado negativo del PIB, pero finalizó –según sus propios números– con un crecimiento del 1,2 por ciento. El Indec, en cambio, señaló hace quince días que el aumento fue del 2,1 por ciento en 2015. Para el año próximo el Fondo considera que el país podrá lograr un crecimiento del 2,8 por ciento. Con el apagón estadístico, las estimaciones de precios son más confusas. Con un llamado de atención define que el país podría terminar este año con una inflación de 25 por ciento, aunque aclara la falta de cifras oficiales. Para el año próximo prevé que los precios subirán 19,9 por ciento, por encima de lo que prometió el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, entre 12 y 17 por ciento.

La contracción del comercio global también se hará sentir en el balance de cuenta corriente. Según “proyecciones macroeconómicas de los expertos del FMI” sobre la base de la estimaciones incluidas en las partidas presupuestarias, este año el gobierno enfrentará un déficit de la cuenta corriente del 1,7 por ciento, que se incrementará a un 2,2 por ciento para el año próximo. Las posibilidades de reducir esa brecha no son algo que considere el Fondo. Para el 2021 proyecta que ese rojo será del 3 por ciento.

La estrategia del gobierno de Macri es compensar el déficit presupuestario mediante colocación de deuda en los mercados internacionales, lo que explica la urgencia por acordar con un grupo de fondos buitre. Pero el FMI prevé que las condiciones para tomar deuda no serán óptimas.

“Los flujos de capital a las economías de mercados emergentes siguen siendo moderados, tras cinco años en que han disminuido de manera sostenida”, destaca el Fondo. El informe explica que esto motiva una complicación en materia de política económica, debido a que los menores flujos de capital desalentarían la inversión y el crecimiento. Además, se alerta sobre la posibilidad de un acontecimiento de crisis de deuda, como la que se exhibió en los 80 y 90.

Por último, y como es costumbre, el organismo considera que el actual contexto global es “oportuno” para impulsar reformas en el mercado de trabajo para elevar la oferta de productos por parte de los empresarios, entre las que señalan la reducción de los impuestos laborales e incentivar la participación de personas de mayor edad.
Original source: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-296843-2016-04-13.html