Economy International

Economía: hay que fundar un nuevo pensamiento

(Página 12, 25/09/15) – El ministro reivindicó las prácticas económicas antineoliberales de distintos gobiernos de la región y llamó a los economistas del continente a trabajar en conjunto. También disertaron su par provincial Silvina Batakis y el ministro Carlos Tomada.

“Hay un factor claro que es común a los distintos gobiernos latinoamericanos que es lisa y llanamente la práctica de políticas económicas antineoliberales. Hay que celebrar que este Congreso se lleve a cabo en nuestro país y es una tarea impostergable la fundación de un nuevo pensamiento económico latinoamericano”, aseguró ayer el ministro de Economía, Axel Kicillof, durante su disertación en el Primer Congreso de Pensamiento Económico Latinoamericano, donde también expusieron el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y la ministra de Economía de la provincia de Buenos Aires, Silvina Batakis.

Kicillof celebró que se organicen este tipo de eventos en el país y fue entonces cuando llamó a trabajar por un nuevo pensamiento económico latinoamericano. “Es una tarea que necesita de hombres y mujeres que pongan su tiempo para construir reuniones entre los economistas del continente”, dijo el funcionario.

El ministro se refirió además a las limitaciones que tenían los planes de estudios en la década del 90a para la formación de los economistas. “Cursamos nuestra carrera con manuales y libros de textos copiados de los países centrales, especialmente de Estados Unidos, que sólo sirvieron para una atroz estandarización de la profesión”, opinó. En ese sentido, el ministro recordó: “El plan de estudios de mi carrera era un calco al vigente en los Estados Unidos, y sólo sirvió para que se instale un pensamiento único.” “Me llamó la atención la pobreza que le imprimió el neoliberalismo a la profesión, a tal punto que los libros de teoría económica había que leerlos en los sótanos”, remarcó. Al respecto, Kicillof añadió que “el neoliberalismo fue exitoso en imponer su teoría como la dominante con planes de formación que hacían eje en lo que conocemos como microeconomía y macroeconomía”. “Había papers por todos lados, y siempre digo que un paper no es otra cosa que una nota al pie de un libro que nunca se escribe”, reflexionó el ministro de Economía.

A su turno, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, también revindicó la existencia de un espacio en el cual reflexionar sobre los problemas latinoamericanos. “Uno vuelve a sentirse parte de un todo, de una región, donde no existe el salvarse sólo como país, sino en conjunto”, aseguró. El funcionario dijo que la crisis de la economía mundial hace que ese pensamiento colectivo esté en “peligro, en un manto de incertidumbre”, por lo que es necesario pensar en términos de desarrollo. “Esto requiere que redefinamos los términos de Estado”, dijo Tomada, y afirmó que el empleo público no debe ser un estigma. Puso como ejemplo que en su cartera se duplicó la dotación de trabajadores, porque son necesarios para encarar las negociaciones colectivas y los programas de capacitación profesional surgidos de la mano de la recuperación de la industria.

Tomada resaltó el espíritu argentino de aspiración de igualdad surgido a partir de la educación pública y del empleo. “Se necesita un Estado fuerte, que pueda innovar, que sea proactivo, que permita dotar de recursos para mejorar el presupuesto educativo, las jubilaciones y las asignaciones”, enumeró. “También cuando se habla de modelo de desarrollo, hay que pensar en modelo de competitividad y apostar a un desarrollo basado en cambios tecnológicos”, agregó.

“En estos 12 años de gobierno, el trabajo volvió a ocupar el lugar que no debió dejar. La Argentina logró instalar en el eje de las discusiones el tema de la designación de ingresos”, señaló, y respecto de la distribución de la riqueza, manifestó que “preocupa cuando el salario es mayor que la producción, pero nadie se escandaliza cuando la producción es mayor que el salario”. En relación con la aseveración de que la mitad de los trabajadores argentinos gana 6500 pesos, señaló que en ese concepto “se omite y se miente”, porque el cálculo no se tiene en cuenta a los trabajadores que ejercen su tarea en tiempo parcial.

Por último, Batakis bregó por “la formación de nuevas generaciones de economistas comprometidos con la gente, militantes de una nueva economía”. La ministra apoyó la idea esbozada por Kicillof, de “construir un pensamiento colectivo que incluya profesionales economistas con una nueva mirada”, y aseguró que en Latinoamérica “tenemos capacidad de pensamiento, intelectualidad propia”.

La funcionaria dijo que en el territorio argentino hay zonas económicamente expulsoras como la del Norte, zonas atractivas como el centro del país y zonas receptoras como la Patagonia. “El 60 por ciento de la población de menores recursos tiene una participación (en el PIB) del 31 por ciento similar al 10 por ciento más rico, que participa del 29 por ciento del Producto”, agregó. En materia de de- sequilibrio, explicó que en la provincia de Buenos Aires reside el 40 por ciento de los habitantes del país, por lo que el 60 por ciento del PIB industrial se concentra en 16 millones de habitantes, en tanto que el 40 por ciento del PIB industrial restante se divide entre 24 millones de habitantes.

“El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, se preocupó por los empleos con estabilidad y calidad, por lo que se pasó del 55 por ciento al 60 por ciento del PIB industrial”, detalló. Al hablar de la estructura productiva desequilibrada de la provincia de Buenos Aires, sostuvo que cuenta con tierras caras, en la pampa húmeda, que se constituyen en una zona núcleo, que determina un desequilibrio y puja de renta; y sostuvo que por esa razón la provincia duplicó sus parques industriales y los orientó al interior del territorio. “La provincia también tiene sus zonas expulsoras de población. Los pueblos tienen que tener su propia industria, por eso les damos un instrumento de financiamiento para la infraestructura productiva, como el Programa Provincial de Desarrollo para combatir los desequilibrios”, señaló.

Batakis también abogó por reformas tributarias “graduales, progresivas y pro-productivas” y ejemplificó que la provincia reintrodujo el impuesto a la herencia, que mejoró la estructura tributaria, y consideró que es necesario que se aplique en todas las provincias para brindar mejores servicios. “La Argentina tiene materia gris, tiene recursos humanos, tiene tierras fértiles, por lo que es necesario la decisión política de combinar estos elementos”, definió Batakis, y señaló la importancia de que la universidad pública forme economistas “comprometidos con la gente, con el análisis científico y que sean militantes de una economía de desarrollo que no olvide el origen y la pertenencia latinoamericana”.

El encuentro, organizado por la Asociación de Pensamiento Económico Latinoamericano, se lleva a cabo en la sede de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo, en la ciudad de Buenos Aires, y se extenderá hasta hoy con la presencia de funcionarios nacionales, provinciales, regionales y economistas internacionales, como Jan Kregel (Levy Economics Institute-EE.UU.), Juan Carlos Moreno-Brid (UNAM-México) y Pascal Petit (Centre d’economie de París Nord, Francia).

Original source: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-282436-2015-09-25.html

Subscribe to our channel