Arts Favorites Navarra Onda Videos

La restauración del claustro de la catedral de Pamplona

(Onda International, 14/06/17) – Este mes de junio concluirán las obras de restauración del ala norte del claustro de la catedral de Pamplona, iniciadas en agosto de 2016, y que han afectado tanto el interior de la crujía como la fachada del jardín. Con este motivo, el Servicio de Patrimonio del Gobierno de Navarra ha organizado un programa de visitas guiadas gratuitas a la obra, que permitirán contemplar de cerca estos trabajos.

En una primera tanda, los recorridos se realizarán durante los domingos 18 de junio, 25 de junio y 2 de julio, en tres turnos: a las 10, a las 11 y a las 12. Accederán al recinto por el patio del arcedianato, en la calle Dormitalería (frente al nº 26). Los turnos centrales de los días 25 de junio y 2 de julio se han previsto para recorridos en euskera. Las visitas se interrumpirán para las fiestas de San Fermín, y se reanudarán de nuevo el 23 de julio. Los grupos serán como máximo de 15 personas, que deberán ser mayores de 14 años, y no tener problemas de movilidad, ya que accederán al andamio.

La restauración
En la fachada del ala norte del claustro se han consolidado estribos, pináculos y arcos en una compleja labor que ha constatado las variadas patologías que afectaban a los elementos estructurales y decorativos, expuestos a la intemperie y a la lluvia. En algunas zonas la piedra se había convertido en arena, sin posibilidad de recuperar las propiedades que tenía cuando, a finales del siglo XIII y durante el siglo XIV, se construyó el claustro de la catedral. El grado de deterioro era tan grande, que ha sido necesaria la reconstrucción completa en cantería de tres de las gárgolas con sus correspondientes pináculos. Hay que tener en cuenta que estas zonas exteriores han estado afectadas por la lluvia a lo largo de los siglos, sin la protección de los elementos vitales para la evacuación y recogida de aguas pluviales. Tras la reconstrucción de las bajantes y canalones realizada en 2015, la situación en estos aspectos ha mejorado sustancialmente.

Por su parte, en estos meses de tratamiento del interior de la galería, se ha intervenido en todo tipo de materiales: piedra, morteros, policromías de claves, capiteles, y otros elementos de metal (rejas) o de madera (fragmentos de tracerías). El grueso de los trabajos se ha centrado en devolver al soporte pétreo, en la medida de lo posible, la fuerza de la piedra sana, cerrando grietas, sujetando fragmentos que estaban a punto de caer, colocando aquellos que ya se habían desprendido, limpiando la superficie y aplicando capas de protección que pretenden ayudar a la correcta conservación de los materiales que componen esta joya del gótico navarro.