Environment Navarra

El alimoche del centro de Ilundain ya está camino de África

El alimoche del centro de Ilundain ya está camino de África(Navarra.es, 07/10/17) – Un joven alimoche encontrado herido en las Bardenas y recuperado en el Centro de la Fauna Salvaje de Ilundáin ha sido fotografiado en vuelo en la zona de Tarifa por los investigadores de la Estación Biológica de Doñana, apenas doce días después de ser liberado. La noticia de su avistamiento confirma el éxito de su recuperación plena, lo que le ha permitido recorrer los más de 800 kilómetros que separan Navarra del Estrecho de Gibraltar.

El pollo de alimoche fue encontrado herido el pasado mes de julio en la zona de La Negra por el equipo de investigadores que trabajan en el área. Se trataba de un joven ejemplar con una pata rota a consecuencia de sus primeros intentos de vuelo. El pollo, marcado con anillas metálicas y de identificación con las letras 9HP, fue trasladado al Centro de Recuperación de Fauna que el Gobierno de Navarra tiene en Ilundáin. En sus instalaciones se le practicó la cirugía necesaria para reparar la fractura y, un mes más tarde, pasó a la zona de fisioterapia y musculación donde los especialistas consiguieron que recuperara su plena condición física.

El 11 de septiembre, cuando se comprobó que tenía ya plena capacidad de vuelo y el tono muscular adecuado, el joven alimoche fue puesto en libertad en Bardenas, concretamente en la zona de “el Estrecho” en la Negra, cerca del punto donde se recogió. Pocos días después y para satisfacción de todos, el 23 de septiembre fue avistado en las cercanías de Tarifa, de camino a África hacia las zonas de invernada más allá del Sahara, confirmando su completa recuperación tras dos meses de convalecencia en Ilundáin.

El Centro de Recuperación de la Fauna Salvaje del Gobierno de Navarra está dedicado, fundamentalmente, al tratamiento, cura y recuperación de aves silvestres, mamíferos y reptiles. Gestionado por GAN-NIK, el centro trata unos 700 animales al año, la mayoría aves rapaces, y una gran parte de ellas se consigue devolver al medio natural en perfectas condiciones. Se ocupan también de la atención de buen número de ejemplares de especies exóticas, la mayoría mascotas que necesitan ser reubicadas.

El buitre sabio, una especie amenazada
En la actualidad se calcula que la población de alimoche en Navarra está compuesta por unas 120 parejas, y una parte importante de ellas crían en el Parque Natural de las Bardenas Reales, un territorio que les ofrece sus cortados para preparar sus nidos y traer al mundo a sus crías. La estación Biológica de Doñana mantiene en este territorio un programa de estudio de los Alimoches desde el año 1988 mediante un acuerdo con la Junta de Bardenas.

El alimoche se encuentra en la lista de especies amenazadas con la calificación de “Vulnerable” ya que, para su supervivencia, además de la mortandad debida a las migraciones y a la falta de alimento y molestias humanas durante su reproducción, debe hacer frente a numerosas amenazas externas como el uso de venenos ilegales, los biocidas agrícolas, la colisión con tendidos de alta tensión o los parques eólicos.

El alimoche, saizuria, guirre o buitre egipcio (Neophron percnopterus), el más pequeño de la familia de los buitres, es casi inconfundible por su plumaje blanco y negro y su cabeza amarilla. Entre marzo y abril la hembra pone de uno a dos o tres huevos que durante unos 42 días incuban ambos padres, y las crías se independizan a los 70- 90 días. Su migración anual les lleva hasta territorios al sur del desierto del Sahara en África, donde muchos de ellos pasan sus primeros 4 o 5 años de vida, en los que no se reproducen.

Su alimentación incluye carroña, residuos orgánicos, insectos y pequeños vertebrados, lo que hace que Bardenas sea uno de sus espacios preferidos. Su amplia dieta incluye también huevos –que coge con el pico y deja caer- e incluso es capaz de utilizar piedras y otros instrumentos para romper el cascarón. Algo excepcional en las rapaces y el reino animal en general, lo que llevó a Félix Rodríguez de la Fuente a acuñar para él el apodo de “buitre sabio”.

Se distribuye en casi toda la Península Ibérica y, aunque normalmente es un visitante estival, existen poblaciones sedentarias en las islas de Menorca, Mallorca, Lanzarote y Fuerteventura. El alimoche es un migrador transahariano que pasa el invierno en África y regresa a sus cuarteles de invierno en septiembre, tras haber criado a uno o dos pollos. Se estima que a principios del otoño boreal de 5000 a 6000 alimoches de toda Europa cruzan el estrecho de Gibraltar.

 

Navarra.es, Un joven alimoche recuperado en el centro de Ilundain ya está camino de África