Lifestyle

El día de los cuatro Papas – Video

(I.H.Velasco – El Mundo, 27/04/14) – “Lo ordeno”. Con esas palabras, pronunciadas en latín siguiendo el rito oficial, Francisco ha proclamado santos a las 10.15 horas a Juan XXIII y a Juan Pablo II. La noticia ha sido recibida con un fuerte aplauso por los miles y miles de personas que llenaban la Plaza de San Pedro, y con el repicar de las campanas de todas las iglesias de Roma.

Hacer santos a dos Papas en una misma ceremonia de canonización es algo inédito en la historia de la Iglesia. Y que, además, sean dos Papas los que concelebren la misa para elevar a esos dos pontífices a lo más alto de los altares es algo absolutamente desconocido. Pero eso es justo lo que ha sucedido en la Plaza de San Pedro en Roma, donde en una misa concelebrada por Francisco y Benedicto XVI han sido proclamados santos Juan XXIII y Juan Pablo II.

Un aplauso se extendió por la plaza de San Pedro al hacer su entrada en la misma Benedicto XVI, quien ha concelebrado la misa de canonización no desde el altar, sino sentado a la izquierda del sagrario junto con 150 cardenales y 700 obispos. Se escuchó otro fuerte aplauso cuando Francisco se acercó hasta él para saludarle y abrazarle. Pero la ovación más fuerte tuvo lugar cuando a las 10.15 horas Roncalli y Wojtyla fueron proclamados santos. A continuación, Francisco besó las reliquias de los dos nuevos santos.

“Juan XXIII y Juan Pablo II tuvieron el valor de mirar las heridas de Jesús, de tocar sus manos llagadas y su costado traspasado. No se avergonzaron de la carne de Cristo, no se escandalizaron de él, de su cruz; no se avergonzaron de la carne del hermano, porque en cada persona que sufría veían a Jesús. Fueron dos hombres valerosos”, ha señalado Francisco en su homilía, en la que también ha destacado que Roncalli y Wojtyla fueron sacerdotes, obispos y papas del siglo XX. “Conocieron sus tragedias, pero no se abrumaron. En ellos, Dios fue más fuerte”.

Francisco ha subrayado que “son precisamente los santos quienes llevan adelante y hacen crecer la Iglesia” y ha hecho hincapié en el papel que tanto san Juan XXIII como san Juan Pablo II jugaron “a la hora de restaurar y actualizar la Iglesia según su fisionomía originaria, la fisionomía que le dieron los santos a lo largo de los siglos”.

De Juan XXIII el Papa actual ha elogiado su decisión de convocar el Concilio de vaticano II y su “docilidad” al dejarse guiar por el espíritu santo. A Juan Pablo II le ha definido como “el Papa de la familia”, un apelativo con el que el propio Wojtyla dijo que le gustaría ser recordado. “Que estos dos nuevos santos pastores del Pueblo de Dios intercedan por la Iglesia, para que (…) sea dócil al Espíritu Santo en el servicio pastoral a la familia. Que ambos nos enseñen a no escandalizarnos de las llagas de Cristo, a adentrarnos en el misterio de la misericordia divina que siempre espera, siempre perdona, porque siempre ama”, ha concluido Francisco.

La cifras de estas doble canonización son dignas de un evento único: en la ceremonia han participado 150 cardenales, 1.000 obispos, 6.000 sacerdotes, 93 delegaciones oficiales y 24 jefes de Estado entre reyes (como por ejemplo don Juan Carlos y doña Sofía o los Reyes de Bélgica) y presidentes de repúblicas. Los asistentes a la ceremonia se calcula podrían ascender a un millón. Los periodistas acreditados son unos 3.000.

Muchos de los peregrinos han pasado la noche en la calle, durmiendo en sacos de dormir en las inmediaciones del Vaticano. Otros, sin embargo, han preferido no dormir y pasar la noche rezando en algunas de las 13 iglesias de Roma que han permanecido abiertas en una vigilia de oración. A las 5.00 de la mañana se han abierto los accesos para entrar en la Plaza de San Pedro, y en poco tiempo los fieles han inundado el área. En la mayoría de las calles de los alrededores de la Plaza, incluida la Via della Concialiazione o la zona de Castillo de San Angel, era absolutamente imposible moverse a causa del elevadísimo número de personas.

En Roma se escuchan hoy todas la lenguas del mundo, pero sobre todo el polaco. Numerosísimos los polacos llegados a la capital italiana para asistir a la canonización de su compatriota Karol Wojtyla, que ha sido proclamado santo en uno de los proceso de canonización más rápidos de la historia de la Iglesia, a sólo nueve años de su muerte el 2 de Abril de 2005. Todo gracias a que su sucesor, Benedicto XVI, que decidió hacer con él una excepción y dispensarle de la obligación de esperar cinco años desde su fallecimiento para abrir su proceso de canonización.

Por su parte Francisco ha decidido dispensar a Juan XXIII del segundo milagro para que a 51 años de su muerte el llamado ‘Papa bueno’, el pontífice que convocó el Concilio de Vaticano II, puediera ser proclamado santo en la misma ceremonia que Juan Pablo II.

También hay muchos españoles y argentinos entre la gente que llena la plaza. Miles de peregrinos que no han conseguido entrar en la Plaza de San Pedro han seguido la ceremonia apostados ante las 19 pantallas gigantes que han sido instaladas en la ciudad.

La canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II hace ascender a 80 los papas (de un total de 263) que han sido proclamados santos.


Original source: http://www.elmundo.es/internacional/2014/04/27/535cafece2704edf188b456b.html

Our best book

YouTube Channel

Send this to a friend