Arts Culture

Guggenheim Bilbao: Francis Bacon. De Picasso a Velázquez

Guggenheim Bilbao: Francis Bacon. De Picasso a Velázquez(Nota de Prensa, 10/10/16) – Exposición “Francis Bacon. De Picasso a Velázquez”, una de las muestras más importantes dedicadas a la influencia francófila en la obra del artista británico.
La exposición Francis Bacon: “De Picasso a Velázquez” podrá visitarse en el Museo Guggenheim Bilbao desde el 30 de septiembre de 2016 al 8 de enero de 2017.
Francis Bacon: de Picasso a Velázquez muestra una selección de cerca de 80 obras que se cuentan entre las más importantes y atractivas de este artista británico nacido en Irlanda, incluyendo muchos trabajos que apenas se han exhibido en público previamente, junto a la obra de distintos maestros clásicos que influyeron en su carrera.
La exposición pretende profundizar en la impronta que las culturas francesa y española dejaron en la obra de Bacon, ferviente francófilo y gran conocedor del arte de grandes maestros españoles, como Velázquez. Bacon inició su carrera como pintor tras visitar la exposición Cent dessins par Picasso en la galería Paul Rosenberg de París. Sumamente interesado en la literatura francesa, fue un ávido lector de Racine, Balzac, Baudelaire y Proust; y un apasionado del arte de creadores establecidos en Francia, como Manet, Degas, Gauguin, Van Gogh, Seurat, Matisse y Picasso, y otros anteriores, como Ingres, Géricault y Daumier.
Más allá de sus primeros encuentros parisinos con la obra de Picasso en los años veinte y treinta, su relación con la cultura española se manifiesta principalmente en su obsesión por el Retrato del Papa Inocencio x, realizado por Velázquez en 1650. Pese a haber tenido la oportunidad de contemplar esta obra directamente en la Galería Doria Pamphilj, durante un viaje que hizo a Roma en 1954, Bacon prefirió tener presentes en su memoria las reproducciones de la pintura, y no el original, durante la creación de las más de cincuenta obras que dedicó a este motivo. Además de Velázquez, a Bacon le fascinaron otros maestros clásicos, como Zurbarán, El Greco o Goya, cuya obra pudo admirar en el Museo del Prado de Madrid.

“Yo creo que el arte es una obsesión de vida y, después de todo, dado que somos seres humanos, nuestra mayor obsesión somos nosotros mismos”. Francis Bacon.