(Navarra.es, 27/01/20) – El Instituto Navarro de la Memoria del departamento de Relaciones Ciudadanas ha presentado esta mañana el programa “El exilio navarro. Investigación, Memoria y Arte”, con el que el organismo va a desarrollar un programa lleno de actividades sobre una de las consecuencias más graves, profundas y permanentes del golpe militar de 1936, la guerra y el triunfo de la dictadura franquista.

El programa, que ha sido presentado esta mañana en rueda de prensa por la consejera de Relaciones Ciudadanas, Ana Ollo, el director general de Paz, Convivencia y Derechos Humanos, Martín Zabalza, y el director del Instituto Navarro de la Memoria, Josemi Gastón, se centra en cuatro áreas específicas de trabajo.

Dentro de las labores de investigación, el Instituto tiene previsto acometer dos proyectos de investigación en colaboración con universidades, centrados en el exilio. Uno de ellos abordará la localización y análisis de los Boletines de los servicios de información franquistas, conservados en el Archivo General Militar de Ávila. El otro, la actualización del listado de personas navarras deportadas a los campos de concentración nazis.

En este sentido, la labor de divulgación de la memoria seguirá siendo uno de los ejes centrales del programa. Un área que se compondrá de exposiciones como la de las hermanas Uriz Pi, su renovación pedagógica y su exilio; la colección de instantáneas recogidas por el fotógrafo navarro José Alfaro en el exilio; o la historia de los trabajadores forzados en la Europa fascista. Además, una de las principales exposiciones del programa será la del artista navarro Gerardo Lizarraga, quien, a través de sus pinturas, permite descubrir de primera mano lo que supuso la guerra civil y el exilio para quienes tenían puestas sus expectativas de vida en el pensamiento y la creación.

La divulgación del exilio navarro continuará con el II Encuentro audiovisual “Imágenes con Memoria”, programa que, dentro de las V Jornadas de Paz, Convivencia y Derechos Humanos seguirá recuperando miradas que reivindican la memoria de las víctimas de la represión franquista y de sus familias. La propuesta divulgativa se completará con jornadas específicas sobre temáticas relacionadas con las exposiciones.

Transmisión intergeneracional y reparación
En el diseño del programa, el equipo de la dirección general ha querido prestar especial atención a la transmisión intergeneracional de la memoria. Dentro del exitoso y consolidado programa de “Escuelas con Memoria”, alumnado de diferentes escuelas, colegios e institutos navarros participará en exposiciones sobre refugiados o trabajará el conocimiento de la represión franquista a través del teatro. Además, en verano se celebrará un campo de voluntariado que propone la recuperación, puesta en valor y divulgación de una parte de las estructuras que conformaron la fortificación del Pirineo durante la guerra civil española y el primer franquismo.

Por último, el Gobierno de Navarra continuará trabajando a través de este programa en la reparación de las víctimas y sus familias. Como se ha hecho en años anteriores, se firmará un convenio con la Sociedad de Ciencias Aranzadi con el objeto de continuar con las exhumaciones de fosas. Este año, con motivo del proyecto, además de las fosas relacionadas con sacas de población civil y de fugados del fuerte de San Cristóbal, el ejecutivo trabajará en abordar otro tipo de fosas, relacionadas, en este caso, con la represión de guerrilleros antifranquistas en el contexto de la lucha del maquis.

Además, se impulsarán actos de homenaje en Navarra y en los diferentes campos de concentración en los que fueron internados navarros y navarras, así como la colocación de un monolito que recuerde el proceso del exilio navarro.

El capital humano
Durante la rueda de prensa, la consejera Ana Ollo ha remarcado que el exilio es “una de las más graves y profundas consecuencias del golpe militar de 1936 en Navarra”. Para muchas personas, ha dicho, “comenzó en los primeros días de la sublevación como una medida de precaución, de salvaguarda personal; una huida que se pensaba pasajera hasta que se despejara el panorama, iniciándose así un goteo que nunca se interrumpió”.

Sobre el proceso de exilio, Ollo ha remarcado que “no fueron las personas exiliadas las únicas que perdieron con su huida. Navarra perdió un valioso capital humano del que esta tierra ha sido en general poco consciente”. La marcha de algunos de los sectores más activos y dinámicos, ha remarcado, “empobreció notablemente a la sociedad navarra, sumida en la atmósfera gris que caracterizó el franquismo”.

Para concluir, la consejera ha remarcado que se trata de un programa “muy ambicioso, todavía abierto, y para el que el Instituto Navarro de la Memoria buscará la implicación de diferentes instituciones como Parlamento o Entidades Locales”.

Navarra.es, El exilio navarro tras el golpe militar del 36 centra la propuesta de actividades del Instituto Navarro de la Memoria para este año

FOLLOW US

YOUTUBE

Onda Facebook

YouTube Channel

Advertisement