Culture

Muerte que da vida

(El Sol de Santa Cruz, 24/04/11) – Cientos de miles de fieles católicos revivieron ayer su fe en Santa Cruz y el cardenal Julio Terrazas pidió en su mensaje desde la Catedral cruceña por aquellos que están sufriendo ante la inseguridad ciudadana.
El movimiento en las iglesias empezó desde muy temprano, pero fue a partir del mediodía cuando la población escuchó el sermón de las Siete Palabras, para reflexionar sobre la vida y muerte de Jesucristo.
A las 17.00 el Prelado apareció en el atrio de la Catedral y ante los católicos que se dieron cita, inició la celebración de la Pasión del Señor.
“Para vivir dignamente debemos asegurar la vida, pero tenemos que estremecernos frente a la noticia que una familia fue eliminada en la carretera y tenemos que estremecernos por la muerte del hermano periodista”, dijo el Cardenal recordando estos dos casos que salieron a la luz pública, un día antes, donde se demuestra una falta de seguridad ciudadana. Añadió entonces, para reconfortar a las familias dolientes, que la muerte no es la última palabra sino que es el espacio para la vida.

Un mensaje para el poder.  El Cardenal también señaló, que sin devolver “esos términos que parecen exclusión”, que aquellos que se niegan a acercarse no hay por qué arrodillarse para que vengan sólo por la fuerza, por la costumbre o por la presión. Éstas declaraciones fueron una alusión directa a la negativa del Gobierno nacional de participar en los actos católicos, argumentando que Bolivia es un Estado Laico y que no se podría optar por ninguna religión porque sería discriminación.

Via crucis. Al final del mensaje, desde la Catedral salió el Santo Sepulcro para recorrer las principales calles del centro cruceño acompañado de los sacerdotes y los católicos. Luego volvieron hasta la iglesia para empezar el velorio de Jesucristo y estar a la espera de la resurrección, que se celebrará este Domingo de Pascua.

Ausentes. En los actos centrales en Santa Cruz no estuvo el alcalde Percy Fernández ni tampoco el gobernador, Rubén Costas, quien se fue de viaje junto a toda su familia a San José de Chiquitos donde agradeció por su vida, luego de haber recibido un disparo por defender a una mujer que era asaltada. En el lugar participó del lavado de pies que se realiza en un Jueves Santo y estuvo junto a las principales autoridades chiquitanas.
Quienes sí estuvieron en la capital cruceña fue el presidente del Comité pro Santa Cruz, Herland Vaca Díez, y el secretario de la Gobernación, Roly Aguilera, en representación de Costas.

Morales estuvo en sinahota y el ‘vice’ en palacio
El presidente Evo Morales participó ayer en un acto litúrgico que se realizó en la capilla del municipio de Sinahota para celebrar el Viernes Santo y no así en los actos centrales en la ciudad de La Paz.
Morales estuvo en esa ceremonia, en la que se conmemora la Pasión de Cristo, junto al ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Wálter Delgadillo, del alcalde de esa población del trópico de Cochabamba, Guimer Ágreda y otras autoridades locales y regionales.
Mientras que el vicepresidente estuvo en Palacio de Gobierno y explicó  que al ser un Estado Laico no pueden dar prioridad a ninguna de las religiones porque eso sería “discriminación”, explicó García Linera.
“Un Estado laico significa que es un Estado profundamente respetuoso de todas las religiones, profundamente respetuoso de todas las religiones”, aseguró el Vicepresidente al asegurar que en ese marco “el Estado no se compromete con ninguna religión en particular, justamente por ese respeto”, dijo la autoridad gubernamentamental.

Our best book

YouTube Channel

Send this to a friend