Favorites Society

Ningún hombre nace para putero

(Nota de Prensa, 08/12/18) – El artículo 4 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos dice así: Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre, la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas.

Sin embargo, todavía estamos muy lejos de hacer realidad el sueño de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, respecto a éste y a muchos otros de sus artículos.

La trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual es un negocio multimillonario que se está nutriendo de la prostitución de mujeres en situación de precariedad extrema, y del enaltecimiento de unas masculinidades embrutecidas.

Hoy en día todavía confundimos algunos privilegios con derechos (hombres que pueden acceder a los cuerpos de las mujeres a cambio de dinero en cualquier piso o club de carretera), mientras que la falta de derechos de las consideradas “las otras” (las mujeres prostituidas) queda relegada a “un mal menor” o a “daños colaterales”.

Éstas son algunas de las ideas que Acción Contra la Trata, con el apoyo del Instituto Navarro para la Igualdad del Gobierno de Navarra, ha querido reflejar en este nuevo video que representa algunos de los perfiles de los hombres que consumen mujeres en situación de prostitución, y la respuesta ante esta “cultura” ampliamente compartida y tolerada hoy en día.

Ningún Hombre nace para Putero es la reivindicación de un nuevo paradigma: el de los hombres que no necesitan demostrar su masculinidad mediante el consumo de mujeres en situación de prostitución.

Este video, interpretado por el actor Pablo Ruiz de Gauna y la actriz Itziar Andradas (integrantes de Kilimak Teatro) ha sido realizado por Acción Contra la Trata y Wazzu Factoría de Medios, en la Casa de Cultura de Burlada con el apoyo del Instituto Navarro para la Igualdad.

Ningún Hombre nace para Putero consiste en una pieza audiovisual que, en 6 minutos, pone el foco en algunos de los motivos por los que los hombres deciden consumir prostitución hoy en día. Son éstos, los hombres, quienes constituyen la demanda de este mercado mundial que, tan sólo en Navarra, hace circular cada mes un flujo constante de entre 500 y 800 mujeres y niñas en situación de prostitución en los clubes, pisos y calle de la Comunidad Foral.

En un solo año (2017), los servicios del Gobierno de Navarra atendieron a más de 50 mujeres víctimas de trata con fines de explotación sexual, en su inmensa mayoría provenientes de otros países, en situación administrativa irregular y extrema precariedad. Más de la mitad de estas mujeres no se reconocen como víctimas de trata y renuncian a denunciar a sus tratantes.