COVID-19 Ideas

Covid-19 y la contaminación

Relazione circa l’effetto dell’inquinamento da particolato atmosferico e la diffusione di virus nella popolazione

(Angelo Cacciola Donati, Onda International, 30/03/20) – Creo que muchos de nosotros, en este período de limitación de la circulación y bloqueo de las actividades de producción, hemos notado algo diferente en el aire que respiramos.
Mirando por la ventana o durante las breves salidas para hacer las compras, podemos experimentar lo que significa respirar profundamente y percibir los olores en el aire. ¿Qué ha pasado? La contaminación simplemente ha colapsado a nivel mundial.
Las fotografías procedentes de los satélites de la NASA muestran un descenso radical de la contaminación en China, debido en gran parte a los efectos del bloqueo de las fábricas y la circulación.

Un fenómeno similar se puede observar también en Europa, donde incluso en el norte de Italia el NO2 cae un 10% cada semana.
Los datos sobre las víctimas del Covid-19 son alarmantes, pero esto no debe desviar la atención de las constantes muertes por contaminación. De hecho, cabe destacar que la contaminación atmosférica causa 8,8 millones de muertes prematuras en todo el mundo en tan solo un año.
A este respecto, el 8 de marzo, el economista de recursos ambientales de la Universidad de Stanford, Marshall Burke, dijo: “Teniendo en cuenta la enorme cantidad de pruebas que indican que respirar aire contaminado contribuye en gran medida a la mortalidad prematura, una cuestión natural es si las vidas salvadas por esta reducción de la contaminación originada por la crisis del COVID-19 superan el número de muertes causadas por el propio virus”. Incluso con las hipótesis más conservadoras, creo que la respuesta es claramente afirmativa.”

Global Food, Environment and Economic Dynamics

Por otra parte, es innegable que existe una estrecha correlación entre el Covid-19 y la contaminación atmosférica, en particular la causada por el polvo fino. Parece, de hecho, que el virus permanece durante mucho tiempo en el polvo transportado por el aire, convirtiéndose así en una herramienta privilegiada para propagar la infección.

Pero el impacto de la contaminación en el desarrollo del coronavirus no se detendría allí. Un estudio realizado por investigadores y médicos de la Sociedad Italiana de Medicina del Ambiente sugiere la existencia de una relación entre los niveles de partículas PM10 y PM2.5, suspendidas en el aire, y el número de personas con coronavirus. En términos concretos, los investigadores vincularon la contaminación del aire registrada por las agencias regionales de protección ambiental a fines de febrero con el número de contagios. Llegaron a la conclusión de que las dos curvas en el norte de Italia estaban relacionadas. “Las altas concentraciones de partículas registradas durante el mes de febrero en el valle del Po han provocado una aceleración de la propagación de Covid-19. El efecto es evidente en las provincias donde se produjeron los primeros brotes “, afirma Leonardi Setti, de la Universidad de Bolonia. “El polvo lleva el virus. Actúa como portador. Cuanto más hay, más autopistas se crean para el contagio”, continúa Gianluigi de Gennaro, de la misma Universidad.

Informe sobre el efecto de la contaminación del aire por partículas y la propagación de virus en la población.

La relación entre las concentraciones de partículas atmosféricas y la propagación de los virus ya había sido estudiada antes de la crisis sanitaria del Covid-19. En 2010, los científicos ya habían demostrado que el virus de la gripe aviar podía viajar largas distancias a través de las nubes de polvo procedentes de Asia.
Observe desde sus ventanas y balcones, respire hondo al aire libre, trate de sentir los chispeantes aromas y fragancias de la primavera, observe a los pájaros surcando el cielo y hágase una pregunta: – ¿No es acaso el Coronavirus una consecuencia de la alteración de los frágiles equilibrios naturales causados por la acción humana? –

Our best book

YouTube Channel

Send this to a friend